“El bostezo el ventilador del cerebro”

 

 

Según la RAE, el bostezo es una acción involuntaria que consiste en abrir la boca para respirar lenta y profundamente, debido a causas como el sueño, el cansancio, hambre o el aburrimiento.

Pero, en realidad es mucho más profundo que esta explicación.

Según estudios realizados en la Universidad de odontología de Maryland, bostezar es una manera de mantener la cabeza refrigerada. La acción de bostezar consiste en expandir y contraer las paredes del seno maxilar para bombear aire al cerebro, lo que produce una bajada de temperatura en el mismo.

En la Universidad de Princeton comparan el cerebro con los ordenadores. El cerebro es muy sensible a las temperaturas y debe permanecer fresco para poder operar con eficiencia.

La conclusión médica es que el bostezo puede ser una herramienta médica para el diagnóstico de enfermedades como la epilepsia, migrañas e insomnio. Los pacientes que las tienen sufren una cantidad de bostezo superior a la normal.

Así que, médicamente, podríamos justificarlo, pero el resto de las personas que bostezan en ciertos momentos del día tendría otras connotaciones.

Algunos estudios hablan de cansancio, estrés, aburrimiento; otros simplemente lo relacionan con los ritmos diarios más primitivos como dormir, despertar, relajarse o reproducirse.

El caso es que todos lo hacemos, humanos, animales e incluso se ha podido registrar bostezos en un feto de 20 semanas de gestación. Es contagioso cuando vemos en nuestro entorno como cualquier persona bosteza y probablemente usted que esta leyendo éste artículo esté bostezando ahora.

Bostece, estírese, deje que sus pulmones se oxigenen, y que su oxígeno viaje hasta su cerebro para bajar la temperatura, el mismo acto produce una liberación de endorfinas  ( la hormona de la felicidad) buena para nuestra salud.

 

¡Feliz Bostezo!!

Anuncios

10 Trucos para acelerar tu metabolismo

5644f4675745a5b8add2a5d_llQueridos lectores:

Esta semana os dejamos esta pequeña entrada que os ayudar a quemar más grasa, y bajar esos kilos que hemos acumulado en el verano.

  1. Comer manzana con piel

La piel de las manzanas contiene ácido ursólico, una sustancia que algunos estudios han vinculado a la mayor presencia de masa muscular y a la reducción de grasa, colesterol y triglicéridos.

2. Añade especias a tu comidas especias

Las especias dan sabor, color y aroma a nuestras comidas, pero también añadimos propiedades de las cuales nos podemos beneficiar, tales como vitaminanes y minerales

  1. Beber té verde

Los estudios demuestran que beber té verde asociado a una dieta baja en calorías disminuye el colesterol, la presión arterial y favorece ligeramente la pérdida de peso.

  1. Hacer HIT

Practicar HIT (entrenamiento en intervalos de alta intensidad) parece favorecer la quema de grasas incluso una vez se ha terminado de entrenar. Además ¡tardarás menos en hacerlo que un entrenamiento convencional!

  1. Beber café

Diversos estudios demuestran que tomar café antes de un entrenamiento potencia la capacidad del organismo para quemar grasas. Eso sí: tiene que ser sin azúcar, o si no conseguirás el efecto contrario.

  1. Desayunar

Saltarse el desayuno no solo te hará  tener más hambre a lo largo del día, sino que además ralentiza tu metabolismo. Desayunar, en cambio, está asociado a una mayor actividad metabólica y un control del apetito mayor.

  1. Dormir bien

Existe un vínculo entre la falta de sueño y el metabolismo lento. De hecho, las personas con problemas crónicos para dormir son más proclives a la diabetes y a la obesidad.

  1. Reírse

Sí, la risa también contribuye a acelerar el metabolismo. Y lo dice la ciencia: reírse aumenta entre un 10% y un 20% el gasto energético.

  1. Beber agua

Al parecer, beber agua puede incrementar el gasto de energía en aproximadamente 400 kilojulios, tal y como indican algunos estudios.

10.Levantar pesas

El cardio no lo es todo: levantar pesas también puede ayudarte a potenciar el metabolismo incluso horas después del ejercicio. ¿El motivo? Cuando el músculo es más grande, demanda una mayor cantidad de energía.

Ya sabéis a ponerlo en práctica…

María José Cea